La renovación política se impone en Argentina

Luego que en el 2015 Mauricio Macri ganara las elecciones, se instala un nuevo poder político lleno de ilusiones como los globos que promocionaban en su campaña, para una sociedad que veía en el cambio la solución a los problemas.
Tras cuatro años de no encontrar un rumbo principalmente económico dichas esperanzas se fueron desinflando como los globos a unos días de la fiesta hasta llegar que volver al pasado sería una de las mejores salidas. Pero como siempre decimos que la vida es para adelante lo anterior ya lo conocíamos y el cambio no resultó, entonces el electorado se encontró en medio de un dilema entre el modelo socialista y autocrático de Cristina que más bien refleja corrupción y pobreza como Cuba o Venezuela y el cambio que no fue (Macri). Es por eso que el supremo en el 2021 se va a imponer en una solución que el establishment político no contaba… la renovación!!!

Facundo Manes sin antecedentes de gestión y pergaminos en la política, desembarca en el mapa electoral y tal cual un tsunami arrastra a todo el armado que se venía construyendo dentro de los partidos y cómo remarcamos esto no es casualidad, es evidente que la sociedad busca en la renovación la solución al dilema que mencionamos. Una figura nueva , limpia, inteligente, reconocido en el exterior por su trabajo y gran capacidad se impone y rompe la dualidad del pasado obsoleto y el cambio que no fue.

Desde el interior encontramos alguien parecido, en Entre Ríos la figura que más creció entre el posible electorado es la de Carina Ivascov, una candidata que ya se habla de la revelación de las elecciones 2021, proveniente de la actividad privada con ideales e ideas renovadoras sólidas y concretas, le habla al elector en un lenguaje que entiende y transmite claridad y sentido común.

Las dos figuras confluyen en la renovación política donde parecería que el pueblo quiere jubilar a los viejos actores que nos llevaron a una situación donde la pobreza alcanza a más del 50 % de la población y una economía vista desde el exterior como «independiente» o sea una de las calificaciones más bajas del planeta.

El voto del soberano en el 2021 parecería correr hacia los vientos de renovación y aquellos dirigentes que entiendan más rápido lo que el pueblo les dice serán los ganadores electorales. En estas legislativas las figuras nuevas con ganas y con ficha limpia se impondrán dando un duro golpe al grupo político que aparentemente no ve lo que viene y no interpreta que Argentina se mueve fuertemente hacia el 2023 con una reestructuración del mapa político incorporando cómo fuertes actores a figuras nuevas que seducen al pueblo cansado del pasado y lo que no fue.
Confiamos en la sabiduría del supremo que entre lo obsoleto y el cambio que no fue eligiera la renovación.

Leandro Morresi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

8 − 4 =